viernes, 14 de octubre de 2011

La Operación


Hoy retomo mi blog para comentarles la experiencia de mi hijo en  un pabellón clínico, hace mucho tiempo que no escribo, ya estoy en la última etapa de mi embarazo (hoy con 37+3) por lo que si estaba agotada antes, hoy estoy el triple, cuadruple ufff, ya no doy más, pero ya queda lo último asi que nada de quejarse.

Hace un par de meses le hicimos unos examenes a Agustín, encontrábamos que roncaba mucho en las noches, era un verdadero abuelito roncando, por lo que mi marido, muy certero, se comunicó con nuestra pediatra y le contó la situación, por lo que ella sospecho de inmediato de algún problema con las Adenoides, por lo que nos indico la realización de una radiografía, el resultado era lo que varias personas nos decían, sus adenoides estaban aumentadas, por lo que nos indico otro examen más, una Impedanciometria, teniendo el resultado nos debíamos colocar en contacto con el Otorrino,  quién al revisarlo nos sugirió la operación de extracción de Amigdalas y Adenoides, nos dijo que la decisión de operarlo ahora o más adelante sólo era nuestra, ya que eso igual va creciendo a medida que pasa el tiempo, como dato nos dijo que la mejor edad era ahora ya que es más fácil la recuperación y los niños a la edad de mi hijo (3 años) la toleran mejor que la de un niño de 5 años por ejemplo. En mi condición de embarazada, que pronto llegará nuestro hijo Tomás y pensando que los niños cuando están enfermitos se colocan más regalones y mañositos fui partidaria de hacerla antes de la llegada del bebé el otorrino dijo que era lo mejor y la programamos para el día 4 de octubre.

Ese día nos levantamos muy temprano debíamos estar en la clínica a las 06:30 de la mañana, su operación se programó a las 07:30 A.M, por lo que Agustín salió en pijamas de la casa, al llegar lo ingresaron, le tomaron la presión, temperatura, etc., todo estaba normal por lo que a las 07:20 ya íbamos camino a pabellón, al llegar la enfermera nos explica que sólo un padre podía entrar con él para aplicarle la anestesia, mi marido entró con él, yo aproveche de hacerme un examen que me pidió mi ginecólogo, lo mire desde la ventana y al verlo tranquilo me fui, la operación fue corta, por lo que cuando yo termine mi examen, llamé a mi marido le pregunte por el niño y me dice "ya esta listo debemos ir a verlo a sala de recuperación", habrá sido una hora que estuvo en pabellón, la espera se me hizo más corta al estar yo en el laboratorio de la clínica, cuando llegamos a la sala nos volvieron a decir lo mismo, sólo un padre puede ingresar, por lo que esta vez yo entré, apenas ingresé sentí que mi hijo se quejaba y lloraba, pero su voz era distinta, cuando lo vi no pude evitar llorar, lo vi tan desvalido, me miraba con una carita de pena, sólo me dijo "Mamá, me quiero ir a la casa, donde esta mi Papá?",  la enfermera me pidió que lo tomara en brazos, lo acurruque fuerte, él me sintió y se tranquilizó, ahí  estuvimos una hora más, dormía, lloraba, me pidió que le contara un cuento. Para mi ha sido lo más fuerte que he vivido respecto a la salud de mi hijo, gracias a Dios él no se enfermado grave, por lo que no conociamos estos procedimientos, salvo alguna urgencia por fiebre, esto ha sido lo más complicado, la operación era de lo más normal y aparte ambulatoria, pero de todas formas sentíamos miedo de la anestesia y que algo se complicara, cosa que creo que le debe ocurrir a todo Papá y Mamá, íbamos con mucho susto, afortunadamente nada pasó y todo salió excelente.

Después nos trasladaron a una habitación donde estuvimos TODO el día, él durmió la mayoría del tiempo, comió muy poco y se quejaba cuando lo hacia, vomitó sangre un par de veces, lo cual era normal. El doctor nos visito varias veces durante el día y nos contaba que le encontró una mucosidad sospechosa mientras lo operaban, por lo que lo mando a revisar. Agustín evolucionó bien y nos dieron el alta el mismo día, nos retiramos a las 20:00 hrs, fue un día intenso, largo, sentí que estuve días ahí, llegamos muy cansados a la casa.

Realmente Agustín me sorprendió, estos días que hemos estado en la casa recuperandonos, se ha portado excelente, lo que ha significado un gran alivio para mi que ya estoy en las ultimas instancias de mi embarazo, hemos tenido problemas con la comida, pero el doctor nos dijo que sería normal y que no había que obligarlo, se ha adelgazado muchisimo, esta flaquito, todos los que nos visitan o preguntan por él nos dicen "pero debe estar feliz comiendo helado" y nosotros le decimos NO, él no come helado jajaja, y todos nos miran con cara "que raro es tu hijo" o diciendo "¿Enserio?", y la verdad es que él no come helados, nunca le han llamado la atención por lo que hemos tratado de darle harta jalea para que se recupere más rápido, lo curioso es que prefiere las cosas sólidas y le ha dado por comer cereal, hablamos con el doctor contándole que pedía cereal y nos autorizo a que le diéramos, así que eso es lo que ha comido estos días, con el cereal no le duele nada pero cualquier otro alimento dice que esta enfermito (igual nos ha manipulado), desde el día 5 de la operación se comenzó a quejar que le dolian los oidos y se los tomaba gritando, situación que el doctor también nos dijo que pasaría pero que no eran los oidos si no que es la cicatrización de la operación, pero que ellos dicen que son los oidos.

Bueno el Miércoles que recién pasó fuimos a control y lo encontraron muy bien, hasta el día 10 debemos aguantarle que no quiera comer, ya después de eso nos dijo que es maña. Podrá retomar sus actividades normales a partir del lunes, regresará al jardín, el pobre esta aburrido en la casa, extraña a sus amiguitos, jugar y salir andar en bicicleta. Con respecto a la mucosidad que le encontraron nos dijo que era un bicharraco que produce todas las infecciones respiratorias (bronquitis, rinitis, faringitis, etc) nos dijo que era impresionante la cantidad de mucosa que tenia, que era como una cortina con ese bicho que tenia ahí.

5 comentarios:

Pamela dijo...

Me alegra que tu Agustín esté bien y se haya recuperado según lo esperado. Mi hijo también tiene 3 años así es que mientras te leía parecía que lo vivía.
Te mando los mejores deseos para el nacimiento de tu hijo Tomás.
Saludos.

Claudia Canifru dijo...

Me dolió hasta el alma por la operación, pero que bueno que ya está mejor.
Que todo salga la raja con tu hijito :D

irene dijo...

Uf!! No sabia nada... lo importante es que ahora se encuentre mejor. Yo tengo a mi mediana tambien con citas en el otorrino para controlarle las amigdalas y creo que mas tarde o temprano tendran que operarle. A mi me operaron de pequeñita y creo que es mejor quitarlas que estar tanto tiempo enfermo.
Espero que ahora puedas descansar un poco antes del nacimiento de Tomas.

100% Mamá dijo...

que bueno que ya esta mejor, me recordo la operacion de mi hija, de los oidos y tambien le sacaron las adenoides....

Un beso, y ya te queda pocooooooooo

Sol dijo...

Gracias por todas sus palabras, la verdad de las cosas es que estamos muy bien, el susto ya pasó y mi hijo esta súper bien, ya come todo así que feliz!!!! Yo aun esperando que llegue mi Tomás ya no doy más